Las cookies nos ayudan a ofrecerle un mejor servicio. En el uso de nuestros servicios, usted está de acuerdo con el uso de cookies. Leer Más

El diagnostico de la sinusitis bacteriana aguda continúa siendo un dilema para los médicos  clínicos. El diagnóstico es frecuentemente efectuado en una consulta externa. En tanto, muchos médicos continúan teniendo dificultades en distinguir la sinusitis aguda de la rinitis alérgica o patologías virales.  No existe ningún conjunto de síntomas que permita hacer con seguridad este diagnóstico.


Causas e manifestaciones de la  sinusitis aguda


La sinusitis aguda se define como una inflamación de uno o mas de los senos paranasales que persiste durante un tiempo de hasta 3 semanas. En los adultos, la sinusitis es sobre todo maxilar, seguida por orden de frecuencia de envolvimiento por la infección de los senos etmoidales, frontales y esfenoidales. En los niños, la sinusitis es sobre todo etmoidal. La sinusitis es provocada por cualquier mecanismo que obstruya los orificios de los senos paranasales (por ejemplo, infección viral) y provoque edema de las membranas mucosas, reduzca la limpieza ciliar y determine acumulación de líquido. Estas situaciones facilitan la proliferación bacteriana. Otros factores que pueden ayudar a la aparición de la sinusitis aguda son la reducción de las defensas del individuo, la introducción de bacterias en los senos a partir de focos de origen dentaria, la utilización excesiva de descongestionantes nasales, alteraciones de la anatomía de la nariz y cuerpos extraños intranasales.

Los síntomas clásicos de la sinusitis aguda son las cefaleas, la rinorrea anterior o posterior y la fiebre. En tanto, estos síntomas pueden estar ausentes o surgir aisladamente. Otros síntomas que pueden asociarse a la sinusitis aguda son el edema periorbitário, el dolor de muelas, el dolor de cabeza, el dolor de garganta, sibilancias, a tos y la disminución del olfato. Algunos de estos síntomas son igualmente característicos de las infecciones virales de las vías aéreas superiores y de la rinitis alérgica. La rinorrea posterior purulenta es la señal mas fiable de diferenciación entre sinusitis y rinitis alérgica.


Diagnóstico de sinusitis aguda



El diagnóstico de sinusitis aguda puede ser efectuado con un alto grado de probabilidad cuando existen cuatro o más de las siguientes señales o síntomas:

•    Odontalgia maxilar
•    Reducción de la transiluminación de los senos paranasales u opacificación de los mismos
•    Mala respuesta a los descongestionantes nasales
•    Rinorrea con color o rinorrea mucopurulenta

Si todos estos síntomas estuviesen ausentes, puede alejarse el diagnóstico de sinusitis aguda. En tanto, este diagnóstico solo puede ser confirmado por punción del seno paranasal o cultivo del aspirado.
El aspirado muestra Streptococcus pneumoniae en aproximadamente 35% de los casos y Haemophilus influenzae en 25%. Cuatro microorganismos observados mas raramente son la Moraxella catarrhalis, Staphylococcus aureus, Streptococcus pyogenes y Pseudomonas aeruginosa. La punción de los senos paranasales no es un procedimiento de rutina, por lo que tienden a ser usados otros medios más prácticos para efectuar el diagnóstico.
Varias herramientas de diagnóstico son útiles para identificar la sinusitis aguda:

•    El examen radiográfico de los senos paranasales
•    La tomografía computarizada (TC)
•    La resonancia magnética (RM)
•    La transiluminación
•    La rinoscopía con fibroscopio

La radiografía de los senos paranasales puede mostrar la existencia de espesamiento de la mucosa, niveles líquidos u opacificación sinusal.  En tanto, una radiografía normal no permite excluir el diagnóstico y este método tiene una elevada tasa de falsos positivos y de falsos negativos.
Los tomogramas por TC o RM son útiles en la definición de la anatomía de los senos paranasales.  Por este motivo, son especialmente útiles para evaluar los casos de sinusitis crónica, que mas frecuentemente de lo que la sinusitis aguda, se asocia con alteraciones de la anatomía.
La transiluminación es un método poco preciso de hacer el diagnóstico de sinusitis aguda porque no permite evaluar el grado de espesamiento de la mucosa. En tanto, cuando se observa una transmisión normal de la luz, probablemente no habrá infección de los senos. La rinoscopía permite observar alteraciones inflamatorias en los senos etmoidales y maxilares. Es igualmente un método muy útil para la obtención de buen material para cultivo, para corregir obstrucciones y para evaluar la sinusitis crónica o recurrente.

Tratamiento de la sinusitis aguda

El tratamiento a tiempo de la sinusitis aguda previene la lesión permanente de las mucosas, la sinusitis crónica y complicaciones mas graves como la celulitis de la órbita, neuritis óptica, trombosis del seno cavernoso y absceso subdural. Así mismo que el diagnóstico no pueda ser confirmado, puede iniciarse el tratamiento empírico, porque la mayoría de las infecciones de los senos son provocadas por H. influenzae o S. pneumoniae. El tratamiento es hecho habitualmente con antibióticos y descongestionantes, así como con esteroides tópicos, si hubiese simultáneamente rinitis alérgica. Estos fármacos reducen el edema de los tejidos, mejoran los cambios gaseosos, alivian el dolor y mejoran el drenaje sinusal, evitando así las complicaciones. Además de los antibióticos, son útiles en la terapéutica de la sinusitis aguda los descongestionantes tópicos y orales, los antihistamínicos, los corticoides tópicos y los mucolíticos.  Se cree que estos fármacos facilitan el drenaje sinusal por reducir el edema de los tejidos.
Medidas no farmacológicas pueden, también, contribuir para aliviar los síntomas. Entre estas están las inhalaciones con suero fisiológico, los astringentes y el aire caliente y seco. Si los síntomas persistiesen, el diagnóstico debe ser reconfirmado.
Los enfermos deben ser enviados a un otorrinolaringólogo, si surgiesen complicaciones, si hubiese agravamiento después de dos días de tratamiento, si el tratamiento no resultase al fin de dos ciclos de antibióticos adecuados a la situación y si el enfermo estuviese inmunodeprimido o aparecer una infección nosocomial. En estos casos debe realizarse una TC de los senos paranasales.