Las cookies nos ayudan a ofrecerle un mejor servicio. En el uso de nuestros servicios, usted está de acuerdo con el uso de cookies. Leer Más

Abril 11, 2018   |   Noticias

"NO HAY UN SOLO RITMO QUE SEA ADECUADO DE POR VIDA"

Personas con Párkinson bailan a su propio ritmo para promover la tolerancia

BIAL lanza un vídeo para el Día Mundial del Párkinson

Bial ha invitado a la norteamericana galardonada Pamela Quinn, coach y coreógrafa del Movimiento de Parkinson, para trabajar con personas que tienen esta enfermedad. Juntos crearán un video para el Día del párkinson, el 11 de abril, centrado en el respeto mutuo y que demuestra al mismo tiempo que las personas con párkinson pueden ser verdaderamente inspiradoras.

Las personas tienen ritmos diferentes: unos son más rápidos, otros son más lentos. Pero ¿cuál es el ritmo correcto? En un mundo perfecto, nos respetaríamos los unos a los otros, pero esto no sucede siempre con las personas que padecen párkinson, quienes, a veces, simplemente necesitan un par de minutos más para realizar las tareas diarias. 

El párkinson es una enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta a las células en el cerebro. Para aquéllos que la padecen, la enfermedad va más allá de los propios síntomas físicos; supone una marcada pérdida de su autonomía. Aun así, la mayoría de los pacientes consiguen realizar sus tareas diarias, como cargar bolsas y pagar las compras, utilizar el cajero automático y cruzar la calle o sentarse en el autobús. Pero la ansiedad que les produce ser demasiado lentos e incomodar a las personas impacientes que esperan detrás de ellos en la cola, les estresa y agrava sus síntomas.  Esto dificulta mucho su día a día, y los pacientes acaban dándose por vencidos y, por lo tanto, vayan renunciando poco a poco a su propia independencia.  

Tener un mayor conocimiento sobre la enfermedad y ser más tolerante puede, efectivamente, mejorar la vida de los 10 millones de personas con Párkinson en el mundo. La misión de BIAL es darles fuerza y valor, así como demostrar que a menudo pueden ser una fuente de inspiración.  

En las imágenes pueden verse actuaciones coreografiadas que se desarrollan en tres escenarios distintos:  en un mercado, en un autobús y en un cruce peatonal. En ellos los bailarines profesionales y personas con párkinson bailan a su propio ritmo llevando a cabo tareas del día a día en diferentes situaciones, como hacer la compra, sentarse en un autobús en marcha o cruzar la calle en horas puntas.

El video termina con una declaración: “No hay un solo ritmo que sea adecuado de por vida", invitando así a todos a ser más tolerantes y más conscientes de la enfermedad de Parkinson. 

Ver el video aquí.

Comparta